domingo, 25 de octubre de 2015

Capricornio, un camino de obstáculos

Los nacidos bajo el signo de la cabra suelen ser personas solitarias, ya sea una soledad elegida o forzada, y que tienen que afrontar en la vida numerosas dificultades. Sin embargo, antes de seguir, hay que aclarar que todo depende de la carta natal. Una persona puede tener el Sol en Capricornio y sentirse poco identificada con el signo, posiblemente porque otros planetas están influyendo de manera importante desde otros puntos de su carta astral.

Características de Capricornio

Los Capricornio son personas que destacan por su gran aguante y tenacidad, probablemente porque aprenden desde pequeños lo difícil que es alcanzar los sueños.
CapricornioLa solitaria cabra trepando por abruptas montañas representa a la perfección a estas personas, a las que les cuesta llegar a la cumbre, pero que la alcanzan mientras otras con un recorrido más liviano pueden quedarse en el camino.
Como signo de Tierra que es, el pragmatismo y la prudencia forman parte de sus cualidades, así como la necesidad de llevar las riendas de su vida en todo momento.
Saturno es su regente, lo que provoca que sus vidas infantiles estén repletas de responsabilidades impropias de su edad y que les obligan a crecer muy rápido. Son más felices en la madurez y en la vejez, y tienen preferencia por el color negro y los tonos oscuros.

Vida afectiva de Capricornio

El nativo de este signo es muy práctico incluso para vivir su vida amorosa, por lo que es posible que la profesión de su futura pareja pese bastante en su elección. Es común que el lugar de trabajo acabe uniéndole sentimentalmente a un compañero/a.
En algunas ocasiones entre la pareja puede haber una importante diferencia de edad o de estatus social, porque lo importante para el Capricornio es la seguridad y la estabilidad, más que la pasión o el disfrute.
También son personas que pueden renunciar a sus metas por cuidar a la familia, o al contrario, sacrificar su vida familiar por escalar peldaños en el trabajo.
Su vida sentimental también suele ser más satisfactoria en la madurez que en la juventud.
Capricornio se lleva bien con los signos de agua, que le aportarán la emoción y el sentimiento que a ellos les cuesta expresar. Se trata de Cáncer, Escorpio y Piscis.
CapricornioTambién enlaza perfectamente con sus afines, los signos de tierra, pues el pragmatismo, la capacidad para afrontar las dificultades y el sentido del trabajo les unirán. Estamos hablando de Tauro, Virgo y el mismo Capricornio.
Sin embargo, no congenian demasiado bien con los signos de aire, que están mucho tiempo en el mundo abstracto de las ideas, cosa que puede descolocar a la practicidad de Capricornio. Este signo de tierra es capaz de soportar la rutina necesaria si eso le lleva hacia sus metas; sin embargo, un signo de Aire aguantará penosamente una vida repleta de automatismos, ya que le motiva mucho más el cambio. Los signos de Aire son Géminis, Libra y Acuario.
Por último, tampoco se entiende demasiado bien con los signos de fuego, a los que ve excesivamente apasionados y poco prácticos. Mientras Capricornio intenta razonarlo todo, su pareja fuego confiará mucho más en la intuición, cosa que puede desagradarle porque le hará sentirse inseguro, como sin saber dónde pisa. Los signos de fuego son Aries, Leo y Sagitario.

Vida profesional de Capricornio

A estos nativos les da la impresión que todo les cuesta mucho de conseguir, así que como en otros aspectos de la vida, también es posible que la faceta profesional de Capricornio sea más satisfactoria en la madurez que en la juventud.
Algunas de las profesiones más compatibles con este voluntarioso signo son: investigador, arquitecto, economista, matemático, jardinero, forense y arqueólogo.

La salud de Capricornio

Algunas de las enfermedades relacionadas con Capricornio son: artritis, caries dentales, gota, eccemas, catarros y todo tipo de dolencias relacionadas con el frío.

Animales relacionados con Capricornio

Los animales que se relacionan con este signo de Tierra son: el asno, el cuervo, la cabra, el oso y el camello.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados



No hay comentarios:

Publicar un comentario